El Blog de Los Diletantes

[Fragmentos] De amor y de sombra

Publicado por Ulises Lima el 26 de Junio de 2020

Comienza a leer el libro De amor y de sombra de Isabel Allende en Lectores Salvajes. Si te gusta, recuerda que puedes comprarlo en nuestro sitio al mejor precio.

De amor y de sombra

El primer día de sol evaporó la humedad acumulada en la tierra por los meses de invierno y calentó los frágiles huesos de los ancianos, que pudieron pasear por los senderos ortopédicos del jardín. Sólo el melancólico permaneció en su lecho, porque era inútil sacarlo al aire puro si sus ojos sólo veían sus propias pesadillas y sus oídos estaban sordos al tumulto de los pájaros. Josefina Bianchi, la actriz, vestida con el largo traje de seda que medio siglo antes usara para declamar a Chejov y llevando una sombrilla para proteger su cutis de porcelana trizada, avanzaba lentamente entre los macizos que pronto se cubrirían de flores y abejorros.

—Pobres muchachos —sonrió la octogenaria al percibir un temblor sutil en el nomeolvides y adivinar allí la presencia de sus adoradores, aquellos que la amaban en el anonimato y se ocultaban en la vegetación para espiar su paso.

El Coronel se desplazó algunos centímetros apoyado en el corral de aluminio que servía de soporte a sus piernas de algodón. Para festejar la naciente primavera y saludar al pabellón nacional, como era preciso hacerlo todas las mañanas, se había colocado en el pecho las medallas de cartón y lata fabricadas por Irene para él. Cuando la agitación de sus pulmones se lo permitía, gritaba instrucciones a la tropa y ordenaba a los bisabuelos temblorosos apartarse del Campo de Marte, donde los infantes podían aplastarlos con su gallardo paso de desfile y sus botas de charol. La bandera ondeó en el aire como un invisible gallinazo cerca del alambre telefónico y sus soldados se cuadraron rígidos, la mirada al frente, redoble de tambores, voces viriles entonando el sagrado himno que sólo sus oídos escuchaban. Fue interrumpido por una enfermera en uniforme de batalla, silenciosa y solapada como usualmente son esas mujeres, provista de una servilleta para limpiarle la baba que descendía por las comisuras de sus labios y mojaba su camisa. Quiso ofrecerle una condecoración o ascenderla de grado, pero ella dio media vuelta y lo dejó plantado con sus intenciones en el aire, después de advertirle que si se ensuciaba en los calzones le daría tres nalgadas, porque estaba harta de limpiar caca ajena. ¿De quién habla esta insensata?, se preguntó el Coronel deduciendo que sin duda se refería a la viuda más rica del reino. Sólo ella usaba pañales en el campamento a causa de una herida de cañón que hizo polvo su sistema digestivo y la tumbó para siempre en una silla de ruedas, pero ni aun por eso era respetada. Al menor descuido le hurtaban sus horquillas y sus cintas, el mundo está lleno de bellacos y truhanes.

—¡Ladrones! ¡Me robaron mis zapatillas! —gritó la viuda.

—Cállese, abuela, que pueden oírla los vecinos —le ordenó la cuidadora moviendo la silla para ponerla al sol.

La inválida siguió lanzando acusaciones hasta quedar sin aire y tuvo que callarse para no morir, pero le quedaron fuerzas para señalar con un dedo artrítico al sátiro que se abría furtivamente la bragueta para mostrar su lastimoso pene a las señoras. Ninguna se preocupaba por eso, excepto una menuda dama vestida de luto, quien observaba aquel higo seco con cierta ternura. Estaba enamorada de su dueño y por las noches dejaba abierta la puerta de su habitación para decidirlo.

—¡Ramera! —masculló la viuda acaudalada, pero no pudo evitar una sonrisa, porque de súbito recordó los tiempos más lejanos, cuando aún tenía marido y él pagaba con morocotas de oro el privilegio de ser acogido entre sus gruesos muslos, lo cual ocurría con bastante frecuencia. Llegó a tener una bolsa llena, tan pesada que ningún marinero podía echársela al hombro.

—¿Dónde están mis monedas de oro?

—¿De qué está hablando, abuela? —respondió distraída la empleada tras la silla de ruedas.

—¡Tú me las robaste! ¡Llamaré a la policía!

—No fastidie, vieja —replicó la otra sin alterarse.

Al hemipléjico lo habían acomodado en un banco con sus piernas arropadas en un chal, sereno y digno a pesar de la deformidad de su media cara, la mano inútil en el bolsillo y una pipa vacía en la otra, con su británica elegancia de chaqueta parchada con cuero en los codos. Esperaba el correo, por eso exigió que lo sentaran frente al portón, para ver entrar a Irene y saber a la primera mirada si traía carta para él. A su lado tomaba el sol un anciano triste con el cual no se hablaba porque eran enemigos, aunque ambos habían olvidado la causa de la discordia. Por error, a veces se dirigían la palabra sin recibir respuesta, más por sordera que por hostilidad.

En el balcón del segundo piso, donde la trinitaria aún no producía hojas ni flores, asomó Beatriz Alcántara de Beltrán. Vestía pantalón de gamuza color arveja y blusa francesa del mismo tono, haciendo juego con la sombra de sus párpados y su anillo de malaquita, maquillada para la mañana, fresca y tranquila después de su sesión de ejercicios orientales para relajar las tensiones y olvidar los sueños de la noche, con un vaso de jugo de frutas en la mano para mejorar la digestión y aclarar la piel. Respiró profundamente notando la nueva tibieza del aire y calculó los días que faltaban para su viaje de vacaciones. El invierno había sido muy duro y ella había perdido el bronceado. Observó con severidad el jardín a sus pies, embellecido por el despunte de la primavera, pero ignoró la luz en las piedras del muro y la fragancia de la tierra mojada. La hiedra perenne había sobrevivido a las últimas heladas, las tejas brillaban todavía con el rocío de la noche y el pabellón de los huéspedes, con sus artesonados y postigos de madera, lucía desteñido y triste. Decidió que haría pintar la casa. Sus ojos contaban a los ancianos y revisaban los menores detalles para asegurarse del cumplimiento de sus órdenes. Ninguno faltaba, excepto aquel infeliz depresivo que permanecía en su cama más muerto de pena que vivo. Se fijó también en las cuidadoras, notando los delantales limpios y planchados, los cabellos recogidos y las zapatillas de goma. Sonrió satisfecha, pues todo funcionaba bien y había pasado el peligro de las lluvias con su séquito de epidemias, sin arrebatarle a ningún cliente. Con algo de suerte tendría la renta asegurada por unos meses más, puesto que incluso el enfermo postrado podría sobrevivir todo el verano.

Desde su observatorio, Beatriz divisó a su hija Irene entrando al jardín de La Voluntad de Dios. Comprobó con fastidio que no utilizaba la puerta lateral de acceso al patio privado y a la escalera de la residencia del segundo piso, donde habían instalado su vivienda. Hizo construir especialmente una entrada separada para no pasar por el hogar geriátrico cuando llegaba o salía de su casa, porque la decrepitud la deprimía y prefería vigilarla de lejos. Su hija, en cambio, no perdía ocasión de visitar a los huéspedes como si sintiera placer en su compañía. Parecía haber descubierto un lenguaje para vencer la sordera y la mala memoria. Ahora circulaba entre ellos repartiendo golosinas blandas en consideración a las dentaduras postizas. La vio aproximarse al hemipléjico, mostrarle una carta, ayudarlo a abrirla porque él no podía hacerlo con su única mano válida y permanecer a su lado cuchicheando. Después la muchacha dio un breve paseo con el otro caballero anciano y aunque desde el balcón la madre no oía sus palabras, supuso que hablaban del hijo, la nuera y el bebé, único tema que a él le interesaba. Irene dedicó a cada uno una sonrisa, una caricia, unos minutos de su tiempo, mientras Beatriz pensaba en el balcón que nunca acabaría de entender a esa joven estrafalaria con quien tenía tan poco en común. De pronto el abuelo erótico se acercó a Irene y le colocó ambas manos sobre los senos, oprimiéndolos con más curiosidad que lascivia. Ella se detuvo inmovilizada por unos instantes interminables para su madre, hasta que una de las cuidadoras se dio cuenta de la situación y corrió a intervenir. Pero Irene la detuvo con un gesto.

—Déjelo. No le hace mal a nadie —sonrió.

Beatriz abandonó su puesto de observación mordiéndose los labios. Se dirigió a la cocina donde Rosa, la empleada, picaba las verduras para el almuerzo arrullada por la novela de la radio. Tenía la cara redonda, morena, sin edad, vasto el regazo, muelle la barriga, enormes los muslos. Era tan gorda que no podía cruzar las piernas ni rascarse sola la espalda. ¿Cómo te limpias el trasero, Rosa?, le preguntaba Irene cuando pequeña, maravillada ante esa mole acogedora que cada año aumentaba un kilo. ¡Qué ideas tienes, criatura! La gordura es parte de la hermosura, replicaba Rosa inmutable, fiel a su costumbre de hablar en proverbios.

—Me preocupa Irene —dijo la patrona sentándose en un taburete y sorbiendo lentamente su jugo de frutas.

Rosa nada respondió, pero apagó la radio invitándola a las confidencias y la señora suspiró, tengo que hablar con mi hija, no sé en qué diablos anda metida, ni quiénes son esos pinganillas que la acompañan. ¿Por qué no va al Club a jugar tenis y de paso conoce a jóvenes de su misma clase?

Si quieres seguir leyendo este libro de Isabel Allende, cómpralo pinchando el siguiente botón:

COMPRAR LIBRO DE AMOR Y DE SOMBRA

Lectores Salvajes

Visita nuestra libreria Lectores Salvajes, libros baratos con entrega gratis en Santiago en estaciones de metro Moneda / P. de Valdivia / M Montt!