El Blog de Los Diletantes

Entrevistas Salvajes

[Entrevista] – Simón Soto

Publicado por Ulises Lima el 07 de Septiembre de 2018

* Por Ulises Lima

Entrevista al escritor chileno Simón Soto a propósito del lanzamiento de su primera novela titulada Matadero Franklin (Planeta, 2018), luego de sus exitosos libros de cuentos Cielo Negro (La Calabaza del diablo, 2011), y La pesadilla del mundo (Montacerdos, 2015).

1-. Sobre el desafío de escribir/publicar una primera novela, ¿cambió lo que pensabas antes de publicar Matadero Franklin, con respecto a lo que piensas ahora, que ya está ahí, en las vitrinas de las grandes librerías?

Simón Soto (SS): Uno nunca tiene demasiada perspectiva para analizar las cosas. Uno escribe por una necesidad interna enorme, irresistible e imparable. Cuando escribo, las reflexiones, en mi caso, sólo tienen que ver con aspectos netamente literarios: la estructura de la historia, la construcción de los personajes, el estilo, el lenguaje, etc. El resto no me importa demasiado.

Simón Soto

Simón Soto

2-. Sobre todo en la segunda parte de la novela, y en la seguidilla de escenas que llevan al desenlace, tuve la sensación de estar “viendo” el libro en una view master, esos juguetes que eran como unos binoculares y que uno pasaba “la película” moviendo hacia abajo con el dedo índice una perilla que estaba en uno de los lados. Me pregunté todo el tiempo ¿cómo llegaste a la estructura fragmentaria de Matadero Franklin? ¿fue una decisión o más bien la escritura fluyó sola hacia esa forma?

SS: No. La estructura de la novela es algo sobre lo que reflexioné muchísimo. Trabajé a mano todo tipo de ideas y caminos, incluso de una manera gráfica (con árboles genealógicos de personajes y otro tipo de recursos). Siempre quise escribir una novela clásica, más decimonónica, si quieres. Por ende, quería que estuvieran en juego todas esas tramas, avanzando paralelamente. Por otra parte, antes de comenzar a trabajar en la novela, leí El banquete celestial, de Donald Ray Pollock, y esa estructura fue importante como modelo.

3-. Otro elemento que me llamó la atención fue la sensorialidad el texto. Me refiero a la forma en que decoras las escenas llevándonos al cuerpo, a las sensaciones, a la evocación de una experiencia cotidiana de comer, por ejemplo, una cazuela. Para ilustrar lo que digo me guardé esto que está en el inicio de la página 196 “Los hombres se concentran en la comida. El sonido de las cucharas contra los dientes, el líquido caliente en las bocas y luego a través de las gargantas.”; o en aquella parte del inicio en que uno llega a sentir casi en carne propia la temperatura de la sangre de los vacunos beneficiados en que chapotean los matarifes mientras hacen su faena a pie pelado. La novela completa está colmada de detalles que exploran la sensorialidad ¿Cómo fue que te propusiste trabajar esa dimensión del texto? ¿Qué importancia tenía esta dimensión al momento de pensar Matadero Franklin? ¿Por qué?

SS: Es algo que simplemente apareció durante el proceso de redacción de la novela, y que fui incorporando para enriquecer el relato. Me parecía importante impregnar de vida los detalles y los hechos en apariencia anodinos.

4-. Antes de Matadero Franklin, y de publicar en Planeta, te luciste con dos libros de cuentos que tuvieron muy buena crítica: Cielo Negro (La Calabaza del diablo, 2011), y La Pesadilla del mundo (Montacerdos, 2015), ambos publicados en editoriales pequeñas e independientes. ¿Cuál es la diferencia de publicar con una editorial grande versus una independiente como La Calabaza del diablo o Montacerdos?
SS: Estoy muy agradecido de los procesos que viví tanto en Calabaza como en Montacerdos. Me dieron la oportunidad de publicar cuando no me conocía nadie y a nadie le importaba lo que yo escribía. Sin embargo, cambiarme a una editorial grande ha permitido que el libro tenga un apoyo de prensa y distribución que sería imposible en una editorial pequeña, lo que a su vez permite que más lectores puedan acceder a él.

5-. Cuéntanos, ¿un aroma de tu infancia que te haga sonreír?

SS: Pan tostado con mantequilla (obviamente derretida sobre la superficie del pan).

6-. ¿Roberto Bolaño o Roberto Gómez Bolaños? ¿Por qué?

SS: Roberto Bolaño, sin ningún tipo duda. Me sorprende lo sobrevalorado que está Chespirito, lo mal que han envejecido sus gags, lo fome y hasta deprimente de la realización.

Sobre Bolaño: nada, sólo decir que su obra sigue viva y llena de nuevas lecturas.

7-. ¿Qué influencias extraliterarias hay en tu obra? ¿Música? ¿Cine? ¿Viajes? ¿Hobbies? ¿Trabajos?

SS: Todo aquello, salvo los viajes. No me gusta viajar. Prefiero quedarme en mi casa, entre mis libros, con mi mujer y mi hija, aprovechando ese tiempo para escribir y leer.

Hobbies: las plantas. Heredé el amor por ellas de mi madre, y puedo pasar horas cambiando maceteros, podando, ordenando el jardín.

8-. Tres escritores chilenos, actualmente menores de 45 años, que recomendarías leer y por qué.

SS: Debería mencionar a muchos. A Daniel Hidalgo, a Diego Zúñiga, a Juan Pablo Roncone, a Cristián Geisse, a tantos más. Pero me voy a inclinar por tres que me parecen sobresalientes y cuyas obras, por diversos motivos, no han tenido la suficiente prensa y ruido que merecen: José Miguel Martínez, Pablo Toro y Esteban Catalán.

9-. Tres cosas que jamás debe hacer un aprendiz de escritor.

SS: Paso.

10-. ¿En qué estás ahora? ¿Qué se viene en tu proyecto literario?

SS: Estoy trabajando en un ensayo sobre la serie The Sopranos, con motivo de los veinte años del estreno de la primera temporada de esa obra maestra (que se cumplen en 2019). Estoy trabajando los argumentos de varios relatos, que yo creo conforman un volumen de cuentos. Retomé una novela que será lo próximo que voy a escribir. Estoy escribiendo una película con el cineasta Bernardo Quesney.

Lectores Salvajes

¡Entrega gratis en estaciones de metro Moneda / P. de Valdivia / M Montt!
Visita nuestra libreria Lectores Salvajes, libros baratos con entrega gratis en Santiago en estaciones de metro Moneda / P. de Valdivia / M Montt!